Lascivia: Significado Bíblico

La lascivia es la sensualidad usada de manera equivocada y sin autocontrol. La persona lasciva corre tras el placer sexual sin importar los límites. La lascivia lleva a actos de inmoralidad sexual.

Dios creó el acto sexual para ser disfrutado dentro de un matrimonio saludable entre un hombre y una mujer (Mateo 19:4-6). Este es un acto de intimidad física y espiritual que produce la bendición de la vida. Fuera de este patrón, cualquier práctica sexual es un pecado.

La lascivia es muy similar a la lujuria. Comienza con una actitud hacia los placeres sexuales, que se convierte en una búsqueda de esos placeres en los lugares equivocados. La mentalidad pecaminosa distorsiona el placer sexual y crea deseos perversos.

Lascivia

La lascivia también está ligada al acto de invitar a otros a participar en la inmoralidad. La actitud provocativa y sensual es lasciva. La persona lasciva no ama, sólo usa a otras personas como objetos para satisfacer sus deseos pervertidos.

Sin embargo, la lascivia no trae la verdadera satisfacción. Siempre se necesita más y los deseos llevan a actos peores y más peligrosos. De hecho, la lascivia no produce la intimidad y el amor de un matrimonio sano y guiado por Dios. Por el contrario, a menudo destruye las relaciones.

¿Como se vence la Lascivia?

La Biblia dice que es posible superar la tentación (1 Corintios 10:13). Esto incluye incluso la tentación sexual. ¡Puedes superar la lascivia con la ayuda de Jesús!

Pasos

  1. Lo primero que hay que hacer es reconocer su problema con la lascivia y arrepentirse, pidiendo perdón a Dios. La Biblia dice que Dios perdona y purifica a los que se arrepienten (1 Juan 1:9). También pídele a Dios que sea dueño de tu mente y purifique tus pensamientos.
  2. El autocontrol significa saber cómo controlarte a ti mismo. Eso incluye el control de tus pensamientos. La Biblia dice que puedes cambiar tus pensamientos (Romanos 12:2). ¡Cuando vengan pensamientos lascivos, recházalos! Sigue rechazándolos en el nombre de Jesús hasta que se vayan. Elige pensar más en las cosas de Dios y llena tus pensamientos con cosas buenas.
  3. Si te encuentras en una situación de peligro, donde sabes que la tentación es grande, sal de allí (1 Corintios 6:18). Esa es la solución de la Biblia. Es mejor reconocer la debilidad y huir que pretender ser demasiado fuerte y caer en el pecado.

Lascivia e idolatría

En algunas partes de la Biblia, la lascivia se compara con la idolatría. Cuando uno se aleja de Dios para seguir otras religiones o filosofías, es como si cometiera adulterio contra Dios. El deseo de caminos equivocados es como la lascivia, que hace que la persona se ensucie y estropee su intimidad con Dios.

Deja un comentario