Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

La expresión «Todo lo puedo en el que me fortalece» es uno de los versos más conocidos de la Biblia, pero también es objeto de muchas malas interpretaciones. Filipenses 4:13 es un gran estímulo, porque muestra cuánta fuerza nos da Jesús.

Ser cristiano no significa que Dios haga todo lo que queremos. Tampoco es una garantía de una vida fácil, en la que recibimos todo lo que soñamos sin dificultad, si tenemos suficiente fe.

Dios no existe para servirnos, nosotros existimos para servir a Dios. Y los planes de Dios son más grandes que los nuestros.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Significado

Podemos entender el verdadero significado de «todo lo que pueda» por su contexto.

La carta a los filipenses fue escrita por el apóstol Pablo y, en conclusión, agradeció las ofrendas que la iglesia le había enviado. Pero Pablo no dependía del dinero. Dependía de Dios.

En su vida, Pablo había pasado por tiempos de riqueza y pobreza, fuerza y debilidad, abundancia y necesidad. Había aprendido a enfrentarse a todo tipo de situaciones y su alegría ya no dependía de sus circunstancias materiales (Filipenses 4:11-12). La fuerza de Pablo vino de Jesús.

«Todo lo puedo en aquel que me fortalece» enseña una verdad muy importante: Jesús es nuestra fuerza. Nuestro sustento y nuestra alegría vienen de Jesús y toda nuestra vida depende de él. Con Jesús podemos pasar por todo tipo de situaciones y aún así encontrar la fuerza para continuar.

Poner en práctica

Jesús dijo que enfrentaríamos dificultades en este mundo. Pero también dijo que había vencido al mundo (Juan 16:33).

No debemos tener miedo de lo que podamos enfrentar, porque sabemos que Jesús nos dará fuerza. Nuestras circunstancias cambian, pero Jesús no cambia.

Incluso cuando pasamos por momentos difíciles, sabemos que Jesús está con nosotros. Así podremos superar los problemas y continuar en la misión que Jesús tiene para nosotros. En lo bueno y en lo malo, nuestra fuerza viene de Jesús.

Deja un comentario